martes, 21 de octubre de 2008

Solución Nº 3 Para Combatir La Crisis Financiera Mundial

Hay que empezar a bombardear Starbucks, porque le dan en la madre a la economía personal. Especialmente si la sucursal en cuestión está dentro de un aeropuerto. Fui al Aeropuerto Internacional de Guadalajara y, como tenía sed, decidí comprar algo dentro de la terminal. Primer error: todo dentro de la terminal de cualquier aeropuerto cuesta como si fuera una especie en peligro de extinción vendida en el mercado negro. Caminé hasta el área de llegadas internacionales, ahí cerca está un Burger King en donde pude haber comprado un vaso con refresco de una capacidad imposible de ingerir por un humano común... Pero no. Aquí cometí mi segundo error: preferí ir al Starbucks que está frente a la franquicia hamburguesera.

Sin embargo, no quería café, quería algo frío así que elegí un Frapuccino de Té Verde. Tercer error, pues no tenía idea cómo lo servían; más bien tenía una idea completamente diferente e idealizada, generada por la sed que me embargaba. Y así, cometí el cuarto error: pedir el tamaño "Venti". Sin contar el peligro de albur al elegir ese tamaño, no tomé en cuenta lo que podía suceder si no me gustaba el preparado así que, confiado, me fui a sentar mientras esperaba que me llamaran. Cuando lo hicieron el solo color del brebaje me hizo levantar la ceja como si un invisible pescador hubiera tenido a bien enganchar su anzuelo en ella. 


¡Apartad de mi presencia vuestro asqueroso brebaje!

El espantoso verde pistache (o verde vómito-asqueroso-del-exorcista, como lo quieran ver) ya me parecía bastante malo, pero agregar crema en la parte superior lo hacía verse como el sueño húmedo de un payaso de feria (un payaso muy pinche malévolo, por supuesto... así como el de "It") . 

Y el sabor... El pinche sabor. Hijodesureputísimamadre. El primer pinche trago casi me provoca un coma diabético. Pinche sed se cagó de la risa. Terminé comprando una Perrier. Digo si estaba en una cafetería mamona ps tenía que hacer juego.


Pura Calidá... Pero creo que está mejor el Peñafiel

¿Y cuánto costó esa otra bebida (el frapuccino) más parecida a un efluvio de ectoplasma del séptimo círculo? $51 pesos. Sí. Cincuenta y un pesos.



Sí, ya sé que no se ve bien. Mi celular no es tan chingón pa tomar fotos pero ahí dice $51 y luego con letra "Cincuenta y un pesos 00/100 M. N" por concepto de haberse hecho pendejo al Iosephus. Such a shame...

Pinche Starbucks.

Iosephus Dixit

6 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaj eso me recuerda un dia que traíamos prisa y dijimos: pues algo asi rápido y que no salga muy caro y llegamos al starbucks:
2 cafés y un sandwich: $140 pesos!!!!!!!
y lo pior es que me salen más buenos a mi!!!!
no manches!!!

La madre de las cosas dijo...

jajajajajajajaja... yo como estoy en tiempos de crisis... jajajajjaja, me puedo reir de todos los demás.
Hay que poner sucursales de tortas de ajo afuera de cada starbucks, ¡y les quitamos la clientela!

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Anónimo: Sicierto, es un vil robo en despoblado. Y no dudo que hagas los sándwiches mejor que ellos porque la última vez que me comí uno, estaba más seco que el desierto de Gobi. Bastante ojete.

Madre de las Cosas: Ejem... ¿Tortas de ajo?

Rox dijo...

y lo peor es que ni cafe venden. Venden leche pintada.

Los odio, nunca ire, nunca!!

La madre de las cosas dijo...

Las tortas de ajo son las de "ajodido", asi las apodamos el Mau y yo, eran baratas, pero super ricas, podian darte de jamon, o sardina, o queso, o queso de puerco, o combinadas; llevan su lechuita, crema, jitomate, cebolla, picante y las puedes acompañar de una chaparrita, u otra marca de las que venden ahi mismo, y tu suculento manjar no pasa debe pasar de $30 pesotes... en ameros no se cuanto sea, jajajajajajajajajajajajajajajaja

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Rox: Haces bien, es una aberración. Hay que boicotear a Starbucks...

Madre de las Cosas: Ah, ok, ya cacté. Buena idea. Saludos