jueves, 29 de noviembre de 2007

I'm Dreaming of a White Christmas

Todavía no empieza Diciembre y ya nos están inundando con mensajes de carácter navideño. Hoy en la mañana llegué a la oficina y me encontré con esto en diversos cubículos:






Y en el lugar en el que yo me siento:



Pero después de una intensa charla con el monigote en la cual le hago ver lo ridículo e inútil de su esfuerzo por hacer llegar hasta mí su espíritu navideño (además de que me caga que pongan muñequitos de esa naturaleza en mi lugar) sucedió esto:


Chale, pobre cabrón, si nomás estaba bromeando. No aguanta nada.

Iosephus Dixit.

4 comentarios:

El monares dijo...

No mames compare, seguramente eres conocido en tu trabajo como el Grinch, jajajajajajajaja, a mi me pasa lo mismo, el otro día me preguntaron que si no iba a decorar la oficina ante lo cual solo pude responder "no" esto claro después de mirar a mi interlocutor de manera despectiva, ante lo cual ahora me conocen como el grinch aduanero. Jajajajajajajaja, bueno vamos a ponernos navideños... jojojojojojojojojojo.

Chido compare.

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Ya sé compare, pinche gente que se deja llevar por las tendencias consumistas y la chingada... Ni pedo, yo no estoy en contra de la navidad pero sí me caga un poco esa parte cursi de estas celebraciones

Lidia dijo...

Chiales.... a mi si me gustan muchas chingaderitas navideñas... menos Santa... lo puedo odiar tantito, y el odio se va incrementando cuando mis hijos me dicen "yo le voy a pedir a Santa..."
¡Santa solo trae camotes!

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

jajajajaja, sicierto. Hay que enseñarle a los niños que ese cabrón ni existe.