viernes, 15 de febrero de 2008

Fut ¿Qué?

Yo respeto mucho (como Bora) a la gente que es aficionada de hueso colorado del futbol. Y es que de verdad hay quienes están bien cabrones para eso: se apasionan con las victorias de su equipo, se deprimen con las derrotas, se burlan de los contrincantes, los insultan, se cagan cuando hablan mal de su oncena favorita y se convierten en directores técnicos tanto de los equipos de la Liga como de la mismísima Selección Nacional. Qué digo directores técnicos, más bien estrategas émulos de Napoleón o de Alejandro Magno pero del balompié (¿o será balón-pié? Sepa la madre y me vale pistola)

Yo medio sigo los avances del Rebaño Sagrado pero debo confesar, que no soy tan aficionado; es más, si me preguntan la alineación del equipo, ps no la sé, reconozco un par de nombres pero hasta ahí. Sí me gusta de repente ver los partidos y echar desmadre pero hace años que no voy al estadio.

Esta indiferencia futbolística ha provocado uno que otro capítulo extraño en mis relaciones interpersonales. Un ejemplo de esto es lo que sucedió hace varias semanas mientras estaba en la oficina y llegó un compañero, quien por cierto, recientemente renunció:

Compañero Americanista: Licenciado José. ¿Cómo está?

Dr. Iosephus: Bien gracias. ¿Qué hay de nuevo?

CA: Milán Liverpool

En ese momento volteo a verlo con la misma expresión que habría yo tenido si en lugar de eso me hubiera dicho: "El día está bonito", o "Andrés Manuel organizó otra manifestación", o "Lucy en el cielo con diamantes juega entre campos de fresas mientras huele a espíritu adolescente", o si hubiera hecho cualquier otra combinación de dos ciudades como "Florencia-Edimburgo" o "Berlín-Ostotipaquillo". Sin embargo mi mente, que trabaja vuelta la chingada, empezó a hacer cálculos mentales bien cabrones y pensé: Ok, Milán... ¿Arte? Naaaa. No creo que este cabrón me esté hablando de arte. Milán, Paris, New York. ¡Ajá! Moda mamona. Liverpool... ¿Los Beatles? No. Liverpool, Fábricas de Francia. ¡Ajá! Tienda de ropa mamona. Así que le contesto:

Dr. I: Órale. ¿Qué pedo? ¿Hay Ofertas? ¿Venta nocturna?

Luego pensé: nomás falta que este cabrón me salga con alguna jotería así como "¡¡Sí!! Y como soy totalmente palacio voy a ir", en cuyo caso me veré en la penosa necesidad de mandarlo a la verga. No mejor a la chingada porque a lo otro se iría corriendo de nalgas. Pero en realidad me contestó:

CA: ¡No! ¿Qué pasó? ¡No manches! El Milán contra el Liverpool en La Eurocopa (o la Copa de Campeones o Liga de Campeones, sepa la chingada, ni me acuerdo y maldito lo que me importa)

Dr. I: Ah, jeje, ok...

Y ahí quedó el pedo. En otra ocasión llega el mismo compañero y con una emoción apenas comparable a la de un niño en la mañana de Navidad me dice:

CA: ¡José! ¡Viene Juan de la Chingada! (Entiéndase el nombre de algún jugador "X" de futbol)

Evité entonces salir con la mamada de "¿Dónde, dónde, dónde?" y me limité a pensar: "¿será algún cabrón del Gobierno, de la SHCP, del SAT, del Gobierno de Jalisco, su matachín?"

Dr. I: Órale. Y... seré curioso pero, ¿quién es Juan de la Chingada?

CA: ¿Cómo que quién es Juan de la Chingada?

Dr. I: Sí, ¿quién es Juan de la Chingada? Neta no tengo la menor idea de quién es ese cabrón. En mi vida lo había escuchado nombrar.

CA: Nononono. Juan de la Chingada es un jugador de Sepalavergadónde (Entiéndase el nombre de algún país sudamericano) que viene a reforzar al América.

Dr. I: Aaaaaaah, ok (esto lo digo con un tono equivalente a "órale, es una de las mil mamadas que me valen 9.78 Kg de reata")

CA: Y Pedro Verijas (mismo caso que el anterior) viene al Toluca (o a Tigres o a Rayados o al Veracruz).

Dr. I: ...

CA: ...

Dr. I: ...

CA: Ese es de Sansepalamadre y jugaba en el Pateadores de Sansepalamadre.

Dr. I: Mmmjj. Y... ¿Son buenos?

CA: Sí, a huevo.

Dr. I: Órale, ps qué chingón.

Las edificantes tertulias futboleras también versaban sobre los directores técnicos. El mismo compañero al revisar una de las miles de páginas de internet dedicadas al futbol (que al parecer corrían mejor en la banda ancha del trabajo):

CA: ¡Ah no mames! ¿Qué tal? Van a correr a Equisigriegazeta.

Dr. I (concentrado en la computadora): ¿Mmmm?

CA: Que van a correr a Equisigriegazeta.

Dr. I: ¿Quién es Equisigriegazeta?

CA: El director técnico del Pachuca (o del Cruz Azul o del Morelia o del Ajax de Holanda o de San Jasmeo)

Dr. I (sin dejar de hacer lo que estaba haciendo): Ande cabrón, ¿y por qué van a correr al pobre pendejo?

CA: Ah ps porque élestabaenwawawawawa, wawawaa wawawawa wawawawawa. Wwawawawwa y luego wawa wawawa wawa.

Dr. I (terminando de escibir un oficio para una dependencia de gobierno): Mmjá...

CA: Y entonces wawawawa wawawawa wawawa wawa wawa ¡Wawawawawawa! Jajajajajajajaja.

Dr. I: Mmmjj... jeje...

CA: Wa wawaa wawawawawa wawawawa. Y ps por eso le van a dar en la madre.

Dr. I (revisando los pendientes del día): Aaaaah. Ps qué mal pedo. ¿Oye ya hablaron de la empresa Talytal?

CA: No, no han hablado. Quedaron de marcar en la tarde.

Dr. I: Ok.

Estoy seguro que de haber seguido en la empresa, me habría dicho el pasado miércoles 13 de Febrero que habría Seis Horas Seis de futbol. Analizando mi Visualizador de Realidades Paralelas y Alternas, tal vez habría sido algo así:

CA: Licenciado José (no sé por qué le gustaba decirme Licenciado)

Dr. I: Quiobas.

CA: ¿Cómo está?

Dr. I: Bien gracias. (En este punto yo estaría sospechando que un comentario futbolero se avecina). ¿Y tú?

CA: Bien, gracias. Hoy: ¡Seis horas de futbol!

Dr. I: ¡Ah cabrón! No mames, te vas a morir de un pinche infarto.

CA: No. En el futbol mexicano.

Dr. I: ¡Ah cabrón! No mames, se van a morir esos cabrones de un pinche infarto

CA: ¡No! Toda la jornada se va a jugar hoy, todos los partidos se juegan a partir de tal hora.

Dr. I: Aaaah, ok. No, ps tá cabrón ¿no?

CA: Eeeyyy...

Este pobre ex-compañero ha de haber sufrido al no tener eco en lo que respecta a sus gustos futculeros. Por eso digo que cómo se apasiona la raza con esas madres e insisto, no me molesta que la gente me hable de futbol pero ps sí deben saber que el 98% del tiempo no les voy a entender ni madres. Háblenme de Basketball y entonces tampoco voy a saber qué pedo, pero ps por lo menos para variarle, porque sí llega un momento en que se ve futbol hasta en el puto cereal.

Tres pinches canales en el cable especializados en deportes y en ocasiones los tres están transmitiendo futbol: que si la Copa del Rey, la Copa Toyota, la Copa Africana, Futbol Playero, etc. Ora que si me hablan de poker, ps entonces sí tienen mi total, completa e indivisible atención. Pero supongo que eso está medio cabrón. * Snif *

Iosephus Dixit.

10 comentarios:

Roxana dijo...

jajajaj chale, tan bello que es el fut jajaja, tu nomas preguuuntame

yo por eso (deja saco mis traumas) en casa me frustraba... a naaaaaadie le gustaba el futbooool, y ahorita tampoco eda, pero por lo menos me dan el avion jajajajajaja

besitos
=o)

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

jajajajaja, ps sí, pobre de tí. Pero yo te acompaño a ver uno que otro partido, ya sábanas.

Felipe de Jesus dijo...

Pues mi estimado Iosephus, la verdad que a mi también me han sucedido eventos macabros y espeluznantes relacionados con la pasión futbolera, y realmente comprendo que a veces quisieras subirte a una torre con un "rifle de asalto" y dispararle justo entre los ojos a todo aquel que porte una camisa de cualquier equipo futbolero... a caray, creo que no dijiste eso verdad?? ehhm... bueno, como sea.. Un saludo :P

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

jajajaja, tranquilo mi buen Phillip, no es para tanto. Aunque al ver cómo se comportan algunos aficionados, no estaría mal la idea.

El monares dijo...

Así es mi querido Dr. el fut es chido, pero los aficionados y las televisoras y demás gente involucrada lo vuelven insoportable, no se que pienses tu pero desde tres torres diferentes podríamos hacer mas daño.

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

¡Ah! La vieja estrategia de la Triangulación... mmmmm, muy buena idea Compare.

Boqueño dijo...

A mí me pasa lo mismo, antes me gustaba un chingo el fucho, pero en la actualidad solo me limito a saber como quedaron los Tiburones Rojos.

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Así es, Boqueño, yo también nomás veo cómo va el Rebaño y hasta ahí. Saludos.

Boqueño dijo...

Ya sé porque le gustaba decirte Licenciado. Porque queria que le devolvieras el título:
-Licenciado José.
-Licenciado Compañero Americanista.

¿Tú que crees?

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Ps puede ser, porque creo que acababa de graduarse, así que supongo que sí quería ese trato respetuoso y la chingada... pero ps siempre le hablé de tú y me valió madre, jajajajaja