miércoles, 20 de febrero de 2008

Mira mi ese

La otra vez, en uno de mis numerosos viajes de trabajo, llego con unos amigos en el norte de la República y me reciben con la onda de que acababan de recibir unos cursos con respecto a las 5 S's de la calidad, un método de origen japonés que se llama así por la inicial de las palabras japonesas que conforman las etapas del método. Así, las "cinco eses" del método son:

  • Seiri (整理): Organización.
  • Seiton (整頓): Orden.
  • Seisō (清掃): Limpieza.
  • Seiketsu (清潔): Sistematizar.
  • Shitsuke (躾): Disciplina.
Ps resulta que el Panchito se la tomó como que muy en serio y ya casi se disfrazaba de Samurai. Es típico de las organizaciones que manden a su gente a tomar cursos, pero este compa se emocionó demasiado. Se sabía las cinco etapas del método de manera ejemplar y el módulo en el que trabajan estaba impecable: quitaron lo que sobraba, limpiaron y acomodaron todo para mejorar el área de trabajo.

El Panchito en una meditación antes de ponerse a chambear
O quién sabe, a lo mejor quiere tirar un cake

Sin embargo hace rato le pregunté cuáles eran las cinco eses y se me acercó con un papel en el que había escrito: "S S S S S" el muy mamoncillo. Luego dijo: "Las cinco eses... Este... "S" de sucio.... eeeee sucio, limpio... jejejejejejeje". Neta se me hace que este compa está medio dañado. Luego le da por contar unos chistes megahipermamonsísimos como el de la bala perdida que se puso a llorar... porque estaba perdida. Ya. Eso es todo, ese es el chiste. Ah pero su favorito es el siguiente:

Está un carpintero trabajando y de repente se corta una oreja y empieza:

- ¡Mi oreja, mi oreja!

Y todos en la carpintería lo ayudan a buscar la oreja entre el aserrín. Entonces otro cabrón la encuentra y le dice:

- ¡Aquí está!

Y el carpintero contesta:

- No, esa no es la mía. La mía tiene un lápiz.
La verdad el compa es a toda madre, pero le pega mucho a la mamada con los chistes. Eso sí, es una chingonería para cocinar. Así pasa acá en el norte: estos cabrones saben bien cómo cocinar desde la clásica carne asada, hasta guisados más elaborados.

Panchito en plena jornada laboral, después de limpiar el módulo
y entregándole documentos a un cabrón que se le puso al pedo
y preparándose para cocinar la comida a espadazos

De hecho otro que también le sabe a eso de las comidas específicamente diseñadas para echar desmadre con los cuates (o sea carne asada y esas madres) es el Byron, que obviamente no se llama así pero ps así le dicen al cabrón. Es medio come-serpientes, pero es a toda madre (no es cierto, no es come-serpientes, pero sí es a toda madre). Por cierto estas fotos de Dorismar las escogió él para este su satánico bló:



Quiobo, cabrón. Ahí está pa que veas que al lector, lo que pida. Espero que le gusten estas fotos porque siempre me manda puros pinches correos de esos cagapalos de florecitas y de arbolitos y de esos de "mándaselo a 387 personas porque si no se te cae el fierro" y pendejadas de esas. De vez en cuando me manda material interesante (entiéndase viejas encueradas), pero luego le da por enviar imágenes medias gay. Luego por eso dicen que se le va la cochinilla al monte. Pero yo digo que si le gusta esto, no puede ser puñal... aunque puede estar actuando:


De hecho ahorita está aquí atrás pegándole a la mamada, fingiendo que le gusta la vieja. Se me hace que sí es puro pedo. Sobres pues, una más:



Hay otros personajes en estos lares, pero eso será tema en otra ocasión.

Iosephus Dixit.

1 comentario:

Boqueño dijo...

Mientras te siga enviando ese tipo de imagenes de calidad, vale madre si es gay o no.

Excelente, saludos.